}

lunes, 9 de abril de 2018

EN CARDEL, LA GENTE DICE...


LA VENIDA DE MEADE
  
FRANCISCO MEDINA PALMEROS

Se dejó venir, con 2 horas de retraso, pero finalmente se vino al Canchaos.

Lo que nadie sabe o supo es si el candidato presidencial de la alianza PRI-PVEM-PANAL supo cómo tratan los del Estado Mayor Presidencial a los electores, esos que hoy fueron a hacerle el caldo gordo a José Antonio Meade, mismos a quienes distinguieron, seleccionaron o clasificaron.

Aun cuando surjan voces apasionadas como la de Leo, Agente Municipal recién electo y vecino de El Zapotito, que se niegan a ver más allá de la punta de su nariz, y niegan todo lo que aquí plasmo, yo lo pruebo, tengo vídeos, tengo voces inconformes del trato despótico recibido por la gente del candidato, como si los electores en este instante necesitaran de Meade, cuando la realidad es que éste al andar mendingando el voto necesita de los electores, y no discriminarlos por ningún motivo.


Tales actitudes negativas en nada ayudan al candidato presidencial, grueso es el favor que le hace su propia gente o coordinadores… ¡No me ayudes compadre!

Muchos fueron los priistas que regresaron a sus lugares de origen, a sus casas, bien calientitos por lo vivido la mañana de este domingo en Cd. Cardel, Ver.

Autobuses de todos calibres, desde los lujosos o de primera clase turísticos, hasta los llamados totoleros comenzaron a llegar a los alrededores del escenario político, muy cerca del patio o entrada de camiones cargados de caña al Ingenio El Modelo, armándose un  caos terrible lo mismo a su arribo que al término del mitin político.

Conforme fueron pasando los minutos, pudimos ver cómo los “guaruras” o señores del EMP por el acceso principal en dirección al estrado o presídium no dejaban entrar a cualquier hijo de vecino, ¡vaya!, ni siquiera a priistas destacados o renombrados en Veracruz, tales como al dirigente estatal del PRI, Américo Zúñiga, quien se tuvo que ir por otro filtro y colarse por la parte de atrás.

Y lo peor, a los de casa tampoco, a estos los mantuvieron por varios minutos en negativa, y éstos llame y llame a sus amigos, a otros poderosos ya dentro, para que salieran a hacerles el paro y que los dejaran entrar. Así vimos a ex alcaldes que se quedaron fuera, otros pudieron accesar pero hasta un primer filtro y ya de ahí no avanzaron más. El ex titular de la SEDARPA en la fidelidad, Juan Humberto García Sánchez; el Secretario General de la UNC-CNPR, Josafat Pérez Hernández; el Procurador Agrario; las regidoras priistas de La Antigua y Úrsulo Galván, Maguito Carrión y Mitzhy Pahola, con su ideología arraigada hasta las cachas igual vivieron su nada agradable experiencia, y todo porque querían verlo, tocarlo, sentirlo, verle a los ojos, oírlo de cerca, decirle “estoy contigo Meade, mi amor, chulo, papi”.

A los paisanos traídos de la serranía, a esos cuyas raíces nos deben hacer sentir orgullosos, a esos los enviaron hasta atrás, ya que el escenario fue dividido con vallas metálicas, como si se tratara de mexicanos de primera, segunda, tercera, cuarta, quinta y sexta categoría, por decir algo.

50 baños móviles fueron instalados para que los asistentes hicieran uso de los mismos en caso de que les dieran ganas de, ¿pero qué cree?, cómo les iban a dar ganas de orinar, si ni una botellita de agua les dieron. Ciertamente, y hay que decirlo y publicarlo, hubo algunos contaditos a los que les llevaron lonches; a alguno que otro pudimos verles alguna torta de jamón, un frutsi y un plátano en una bolsita nylon. Era tanta la sed de algunos priistas que hasta optaron por mandar al niño, al hijo, al nieto o sobrino a buscar un refresco por ahí, a la tiendita de la esquina.

A quienes sí les fue bien fue a los volovaneros, vendedores de raspados y hasta de ropa que tuvieron la chispa para ir a ofertar sus productos.

Las fotos o selfies del recuerdo con el candidato no pudieron faltar.

Como también no pudieron faltar los gritos ensordecedores de una o dos lideresas de colonias, de esas que seguido se ven beneficiadas con apoyos de láminas de zinc, despensas y demás. Daban la vida por su gallo, hasta papacito le gritaron y, desde luego que fue ocasión propicia para echarle loas a la esposa del candidato Meade, por lo que ese estribillo: “¡Juana, Juana Presidenta!”, aun lo traigo en mi cabezota, ¡vaya!, hasta la soñé.

Al término, y luego de la perorata de los oradores y del gallazo, el caos terrible sobre la carretera Cardel-Ursulo Galván…

Y desde luego, que no pudo faltar el reparto de varo que vi a lo lejos, ahí retiradito del lugar del evento, en la parte trasera de la tercera sección El Modelo o calle 12 de octubre, ahí el cabecilla les daba la respectiva mochada de trescientos varitos por piocha, y me lo corroboró uno de los señores que con ahínco se vino a ganar su lanita, ¡y en domingo pa’que no le aunque!

LA ÑAPA.- Y todo porque publico verdades, 3 objetivos alcanzo con mis escritos. 1.- Rabietas; 2.- En Cardel, un pueblo tan chico, a Dios gracias todos nos conocen y saben quiénes somos, de qué pie cojeamos, por lo que no hay ni preocupación ni dolor. ¡Estamos contextualizados Kimosabi!; y, 3.- Como el león que jamás voltea su rostro cuando un perro le ladra y como el Quijote que jamás se detuvo a lanzarle piedras a los perros que le ladraban cada vez que él y Sancho avanzaban.

Y RECUERDEN: El que no quiera ver visiones, que no salga de noche. Y al que le pique que se rasque, y al que le arda que se sople. Escrito y publicado está.