}

miércoles, 25 de octubre de 2017

EN CARDEL, LA GENTE DICE...

¡POBRE PEPE!

FRANCISCO MEDINA PALMEROS

En los últimos días ha venido apareciendo en diversos escenarios estatales el Senador José Francisco Yunes Zorrilla, conocido como Pepe Yunes, quien ya camina y sostiene reuniones con diversos sectores sociales y de las diferentes ramas de producción económica.

Sabemos que buscará ser candidato del Partido Revolucionario Institucional al Gobierno del Estado de Veracruz, y qué bueno, está en su derecho, pues si ya el chiquiyunes anda encarreradísimo en la misma aspiración, por qué el oriundo de Perote no habrá de hacerlo, aunque la gente dice en Cardel que muy bueno sería que renunciara al Senado para que marque la diferencia este hombre al que conocen como el caballero de la política.

Se cree o piensa que con esa caballerosidad que le caracteriza al buen Pepe, diplomático como él sólo porque tablas en la política son las que le sobran, debería pedirles a todos los vetustos priístas que se hagan a un ladito, que le ayuden desde lejitos o atrás, pues con sólo ver a esas docenas de “dinosuarios” priístas, aparte de dar asco o repugnancia, el electorado veracruzano se desilusiona.

Pareciera ser que ya le pusieron marcación personal a Pepe Yunes todo el viejerío quemado, no digo nombres para no herir susceptibilidades pero usted como buen lector los tiene bien identificados, y el peroteño ni se diga; ya no lo aflojan ni a sol ni a sombra, le ven un futuro encabronado al susodicho y quieren o sueñan volverse a pegar a la ubre por 6 años.

Seguramente ya le fueron con el cuento a Yunes Zorrilla en el sentido de que ellos mueven a miles de gentes, obreros, campesinos, maestros, taxistas, pescadores, ganaderos, cañeros, camioneros y un sinfín de hombres y mujeres que votan a favor de quien ellos les ordenen, pues como si fueran unos descerebrados les preguntan a cada rato: “Por quien nos vamos don Florencio?, ¿Por quién votamos don Tomás?, ¿Usted ordene don Carlos?

“Dinosaurios” que ya no se ven y notan amarillos y transparentes, sino verduscos; balbucean hasta para hablar y ya tiemblan… ¡Por favor!, ya que se vayan esos viejos a descansar y que dejen mamar a otros. En Veracruz hay miles de priístas que anhelan treparse al barco, y no enquistarse probablemente como los ejemplares en comento, pero sí servir a Veracruz, con honestidad, lealtad y resultados.

Sabemos que nada fácil la tiene Pepe Yunes, toda vez que bien difícil ha de ser quitárselos de encima, sacudírselos… pero por su bien tendrá que hacerlo, caso contrario perderá, y perderá en caso de que él sea el gallo a la primera magistratura veracruzana porque los veracruzanos en su mayoría, estamos hartos de ver a los mismos vejetes de siempre, ya ellos dieron todo lo que tenían que dar y se sirvieron con la cuchara grande, por lo que es menester que ya se larguen a sus casas a jugar con sus nietos y a pedir perdón por sus pecados yendo a misa de perdida los domingos.

Señores “dinosaurios”, ayuden a Pepe Yunes, retírense de él, si en realidad creen que los siguen ríos de gentes, como a Jesucristo, díganles que no hay otro y que el bueno es el aludido, que voten por él. No se tomen la fotografía con el aspirante a la gubernatura, no le ayudan en nada, están muy cacaleados, quemadísimos como cartuchos del tricolor; la gente los mira hasta con repugnancia, y no porque estén añejos, sino porque se resisten a largarse y no les dan chance a los nuevos hombres y mujeres, frescos y hasta sanos por unirse al equipo de quien podría llegar a gobernar, y hacerlo desde luego con decoro.

Ustedes ya no, entiendan señores “dinosaurios”… ¡Ya extínganse!

No sigan cavando la tumba del PRI, si ya el tricolor les dio mucho, y hoy están ricos… de lejitos ayudan más.

En otro orden de ideas y comentarios, le cuento que en el municipio de La Antigua, Ver., administraciones van y vienen y los señores alcaldes que ahí han estado, así como vislumbramos serán los que vienen, ni han entendido, ni han comprendido, ni le han dado la importancia que se merecen dos áreas o direcciones importantísimas, creyendo a pie juntillas que con poner a cualquier hijo de vecino o pelafustán ahí, con eso es más que suficiente.

Por ello tenemos los gobiernos que tenemos.

Es increíble que la Dirección de Gobernación Municipal que debería ser el área de la política interna, la que vea, oiga, resuelva vía diálogo razonado, suba y baje todo tipo de trámites, gestiones y de soluciones inmediatas para evitar broncas, así como tenga el contacto permanente con diferentes niveles de los gobiernos federal y estatal, así como con Senadores y diputados, organizaciones, etcétera, etc, despache desde un  cuchitril.

Igualmente el titular de esa dirección municipal debiera ser un abogado a efecto de reunir el perfil, que le diera la importancia que reviste tal cargo o encomienda, con unas oficinas de regular para buenas, por no decir excelente. Creen los munícipes que con poner a cualquier sujeto ahí, que vea lo de la CURP o Cartilla Militar es más que suficiente, y no es así señores neo alcaldes.

Despachan sobre una vieja y apolillada mesita adaptada como escritorio, una silla rota, arrinconados y casi debajo de una escalera… ¡Qué pena!... ¡Qué vergüenza!, cuando desde esa dirección municipal debería ejercerse política de altura, de la buena. Ser director de gobernación municipal no es llevarle chismes al alcalde o adularlo, pero en fin, esa es la visión que se tiene de la política municipal interna, acá en mi rancho.

Comunicación Social, de igual manera, es la que proyecta la imagen institucional como ayuntamiento o cabildo en pleno, así como de alcanzar logros importantísimos en la materia, coordinándose con Turismo y algunas otras direcciones. Claro está, siempre y cuando se tenga el respaldo total del cabildo en pleno. Ser jefe de prensa no es tomarle fotitos al alcalde y sus eventos edilicios, ni recortar periódicos, llevarle chismes al Presidente Municipal y lamerle la suela de los zapatos.

Pero en fin… política mediocre la que vemos por esta región, gracias a la nula visión de los alcaldes.

LA ÑAPA.- ¿Quién dice o asegura que la suerte no existe? Por lo menos en política vemos que sí, notamos y somos testigos de cómo infinidad de cabrones andan atrás de la liebre pegostreando o haciendo colgadero de gallardetes o publicidad de sus candidatos, les toman fotos, les cargan lo que sea, sea arrastran, sirven pues en campaña, sudan la gota gorda, pero otros que vienen bien recomendados, la liebre solita les llega y la toman de las orejitas subiéndose al barco a ganar excelentes sueldos, mientras que los que se desvelaron y daban hasta la vida por sus “gallos”, quedan fuera, ni las gracias les dan y si les llegan a dar un huesito, éste es con muy poquita carne, ganando sueldos mediocres, o sea, les aplican la aburridora para que renuncien y se larguen.

Triste, pero real.

Y RECUERDEN: “El que no quiera ver visiones, que no salga de noche. Y al que le pique que se rasque; y al que le arda, que se sople. Escrito y publicado está”.