}

viernes, 26 de mayo de 2017

ANTE LA CANACO Y EL OPLE TRIUNFA CANDIDATA DEL PRI-PVEM FRIDA CELESTE

CD. CARDEL, VER.- Por sus propuestas contundentes y de un alto impacto social, así como por su seriedad y postura para poder responder preguntas de manera exitosa, lo mismo con empresarios de Cardel a donde asistió anteayer por la noche invitada a la CANACO, como ayer ante el OPLE, la candidata del PRI-PVEM triunfó.


La maestra Frida Celeste Rosas Peralta, destacando a mucho orgullo su origen y de la cuna que proviene, así como a que ni es improvisada en la política ni mucho menos forastera, destaca que le duele ver su pueblo municipal sumido en la miseria desde el año 2011 a la fecha, escuchando lamentaciones ciudadanas por promesas incumplidas a causa de imaginaciones sin talento e improductivas, con acciones emprendidas sin carácter, sin firmeza o sustento y sí plagada de ocurrencias.

Rosas Peralta en reiteradas ocasiones ha dicho casa por casa que ella no dice disparates, y que a partir del 1 de enero en que asuma el cargo de alcaldesa no gobernará con ideotas (ideas grandotas), toda vez que está bien ubicada, sabe la tierra que pisa y las necesidades de su gente, y como le duele La Antigua es por ello que anhela ser primera edil de este solar jarocho.

La Antigua demanda realidades; La Antigua anhela políticos de altura, no grillos; La Antigua y Cardel quieren una transformación real y a fondo, no un cambio del que hoy todo mundo se llena la boca en decir o pronunciar esa palabra, como si la palabra cambio fuera mágica. Los lantigüenses quieren gobiernos más humanitarios, con planes que surjan de abajo hacia arriba y no de lo que yo alcalde quiero por mis pistolas.

Sostiene la candidata que no se cansará de expresa que no es con autoritarismo, caprichos o berrinches como se gobierna. Que un buen gobierno para que sea exitoso debe estar en simbiosis o sincronía directa con la población, donde la voz del pueblo sea la que mande y ordene, desde luego utilizando el diálogo, la razón y el fundamento para aterrizar planes concretos y de beneficio colectivo, donde todos estén contentos y donde las nuevas generaciones vayan viendo a la política como es, practicar, hacer el bien común.